Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Y, sin embargo, hemos dado entrada a la mujer en las escuelas superiores y en las universidades y, al igual que el hombre, hemos permitido que sus cabezas ostenten las borlas de bachiller en Artes, Leyes, Medicina y otras profesiones. ¿Podemos, ahora, decir que esas mujeres han pervertido el hogar de sus mayores o cuando se han casado han sido para sus maridos motivo de deshonor o escándalo?

BRUNO. Es que cuando usted vuelva ya no quedará mucho que decir, porque doña Matilde.... DON PEDRO. Suelta, suelta, o vive Dios.... BRUNO. Ya suelto, pero luego no se queje usted.... DON PEDRO. Luego me las pagará todas juntas el que haya contribuído a ofenderme. BRUNO. ¡Oídos que tal oyen! DON PEDRO. Y para eso hice afilar el otro día mi espadín de acero.

Curiously enough, there is a passage touching upon this in Guzmann de Alfarache, a well-known romance written two hundred and fifty years ago by Mateo Aleman: No es necessario para que uno ame, que pase distancia de tiempo, que siga discurso, in haga eleccion, sino que con aquella primera y sola vista, concurran juntamente cierta correspondenciaconsonancia, � lo que ac� solemos vulgarmente decir, una confrontacion de sangre, � que por particular influxo suelen mover las estrellas.

Mds. en tantos de hebrero del dicho año á hacer esta segunda declaración, donde comenzó á descubrir mas la piedad de su buen ánimo; y ansí como no tenía de nuevo cosa particular que decir de ,... dice confusamente que me sintió inclinado á novedades agenas de la antigüedad de nuestra fe y religion, en lo cual si este testigo tuviese conciencia..., habia de señalar en particular algunas novedades que hubiese visto en mi doctrina, ó oido en mis disputas;... Demás desto si es verdad que sintió de lo que dice ¿por qué en la deposicion primera que hizo por el diciembre no lo declaró?

Mds. señalaren, y para decir misa en esta sala siquiera de quince en quince días, en lo cual Vs. Mds. harán gran servicio á Dios, y á darán grandísimo consuelo. This is from a document which was handed in by Luis de Leon at Valladolid on March 12, 1575. An order was made that this document should be forwarded to the Supreme Inquisition.

Cf. other stock expressions used in the play on other occasions, as Matilde's *beso a V. la mano* and don Pedro's *a la disposición de V.* *qué pero le puede poner la señorita*: 'what fault can the young lady find with. *geringonza*: cf. vocabulary, *jerigonza*. *hágame decir: hágame el favor de decir.*

Estoy dispuesto a convenir en que era más asediada, más agasajada quizás, pero no por eso más respetada. ¿Llamais respeto y consideración a aquéllas vanas fórmulas de etiqueta que hacían doblar el espinazo del hombre a la vista de una mujer y le hacían decir cuatro frases vulgares de cumplimiento, para hinchar la vanidad o marear la cabeza de una mujer crédula y fatua? ¿Llamais respeto a ese hábito singular de algunos hombres de calificar siempre de divinos los ojos de la mujer que tiene delante, de comparar sus labios a lindos pétalos de rosa, sus dientes a sarta de diminutas perlas, su cintura a cimbreante tallo de azucena y otras tantas necedades de ese jaez?

X, p. 385: 'Item ello en no tiene ninguna verosimilitud ni apariencia de verdad porque ¿en qué seso cabe que un hombre que no es hablador ni le tienen por tonto, habia de decir un desatino semejante, y en un lugar tan público como es un convite?

Before the Inquisitionary Tribunal at Valladolid on April 15, 1572, he traced his descent no further back than his grandparents, adding that, as he entered religion when he was fourteen years old, 'no tiene entera noticia de qué casta vienen los dichos sus padres y agüelos, mas de haber oido decir que ciertos contrarios que tuvo su padre, le pusieron en su hidalguía que venia de casta de conversos.

DOÑA MATILDE. ; pero no había necesidad de decir que era yo la que te enviaba, ni de añadir, como sin duda habrás añadido, que había hablado antes o me quedaba hablando con este caballero. BRUNO. Ya se ve, que le dije también entrambas cosas; ¿y qué mal hubo en ello? DOÑA MATILDE. Que ya papá no se sorprenderá, y que la escena pierde por lo mismo una gran parte de su efecto.