Perdone usted, Matilde, si absorbido en mis tristes meditaciones ... perdone usted ... la desgracia hace injusto al mísero a quien agobia ... y yo ya me había rendido al desaliento, persuadido a que usted persistiría en su cruel negativa.

Su madre, D.ª María del Rosario Cepeda, contaba entre sus ascendientes a Santa Teresa de Jesús, y había heredado su ingenio y afición al estudio, de que dió buenas pruebas en Cádiz.

DOÑA MATILDE. Porque ni entonces quise, ni ahora quiero oír hablar de intereses ni parentescos. Eso queda bueno cuando se trata de esos monstruosos enlaces que se ven por ahí, en donde todo se ajusta como libra de peras, y en donde se quiere averiguar antes si habrá luego que comer, o si habrá con que educar los hijos que vendrán, o que quizá no vendrán. ¿Y yo había de pensar en eso?

Y la causa de ir á leer su cátreda no le escusa, porque mi defensa se habia de hacer en muy pocos dias, y estando él impedido por Vs. XI, p. 46: ...suplico á Vs. Mds. le manden que con brevedad se resuelva y su parecer, y ansí mismo suplico, y con el acatamiento que debo requiero á Vs.

DOÑA MATILDE. No, Clementina, mil gracias, pero.... MARQUESA. , te las enviaré ... para que las bordes ... y para que ... lo que había de ganar otra ... bordabas muy bien....

El diplomático ilustre que había sostenido en Washington la causa de la justicia, la causa nacional, quiso pelear por ella como soldado, aspirando a sellar con su propia sangre sus palabras y sus escritos.

BRUNO. ¿Y también quizá que yo mismo le pondré la silla para encaramarse? DOÑA MATILDE. ¿Quién había de ser? BRUNO. ¿Y quien la sostendrá de los brazos hasta que el Sr. D. Eduardo la recoja en los suyos? DOÑA MATILDE. . BRUNO. Pues se engañó usted de medio a medio. DOÑA MATILDE. ¡Cómo! BRUNO. Y ahora mismo voy a noticiar al amo todo este fregado. DOÑA MATILDE. ¡Detente!

DOÑA MATILDE. Papá, papá, aquí está D. Eduardo. DON PEDRO. ¡Hola! DON EDUARDO. Hum. DOÑA MATILDE. Y ya nos hemos explicado cierto qui pro quo que había ... y ... nos hemos mutuamente satisfecho ... y.... DON EDUARDO. Hum. DOÑA MATILDE. ¿No es verdad, papá, que usted se alegra de ello, y que?... DON EDUARDO. Achí. BRUNO. Dominus tecum.

Tuvo, además, misión confidencial de la administración de Bustamante para arreglar el reconocimiento de nuestra independencia por España, de que se desistió en virtud de sus informes; había estado asimismo con carácter diplomático en Berlín, y para apreciar el resultado general de sus gestiones, bastará recordar que él negoció casi todos nuestros primeros tratados con potencias extranjeras.

Et mancho se è curato de fare prova de se qua con Done per poterne chiarire el Rmo. Legato che era qua, sebbene S. Extia tastandolo sopra ciò gli ne habia facto offerta. Despatch from the Ferrarese ambassador in Milan, Antonio Costabili, to Duke Ercole, Milan, June 23, 1497. Archives of Modena.