"Y asi entre otras razones le dijo que no tuviese pena del suceso de Camila, porque sín duda la herida era ligera." CERVANTES. El Curioso Impertinente. The unexpected and opportune appearance of Mariano Torres, at the moment of Herrera's escape, requires a few words of explanation.

Y si quieren decir que se dijo de veras, lleva mucho menos camino que yo lo dijese, porque cosa cierta es que los que tratan de semejantes males, no los dicen á voces, ni en público, sino muy en particular y muy en secreto, y muy despues de haber conocido y tratado á los que los dicen, y fiándose mucho dellos, y á fin de persuadir y no de reir.

DOÑA MATILDE. ¡Papá! ¿Pues cómo sabía...? BRUNO. Qué yo ... algún duende ... lo cierto es que ahora me llamó, y me dijo que le siguiera hasta aquí ... que subiera sólo ... y que le avisara si D. Eduardo estaba fuera de casa, para que su merced entonces.... DOÑA MATILDE. ¡De veras? ¿Será posible que me quiera ver?

X, pp. 200-202: 'Tambien estando escribiendo esto se me ha ofrecido á la memoria que habrá como año y medio que en Salamanca un estudiante licenciado en cánones, que se llamaba el licenciado Poza, que me leia principios de astrología, me dijo un dia que él tenia un cartapacio de cosas curiosas, y que tenia algun escrúpulo si le podia tener; que me rogaba le viese y le dijese si le podia tener, porque si podia se holgaria mucho.

X, p. 77: 'Preguntado qué es lo que quiere: dijo quél ha entendido quel P. maestro fray Luis de Leon, catredático de Salamanca de la órden de Señor San Agustin, está preso en la Inquisicion de Valladolid; y que habia un mes que estando este en el convento de la dicha ciudad de la dicha órden, hablando con fray Martin de Guevara, natural de Lorca, residente en el dicho monasterio de San Agustin desta ciudad, le dijo el dicho fray Martin quél habia ayudado muchas veces á decir misa al dicho fray Luis de Leon en su celda en Salamanca, y que siempre se la oyó decir de Requiem, aunque fuese fiesta, y que nunca le entendia lo que decia porque hablaba tu tu tu, de manera que no lo entendia, y acababa muy presto.

Zúñiga is careful to state that he is 'predicador y religioso, morador en el monasterio de Sanct Agustin de la dicha ciudad de Toledo, de edad de treinta y seis años', and again, 'predicador, profeso de la órden de Sanct Agustin... de la dicha ciudad de Toledo, é dijo ser de edad de treinta y seis años'. It appears that in the sixteenth century a very straight line was drawn by the Augustinians between official 'preachers' and 'professors': it was thought that the qualities needed by the one were not likely to be found in the other.

Y cuando se lo dijo, estaban los dos solos paseándose en el monasterio desta ciudad. Y en lo que dice que ha un mes que se lo dijo, no está bien cierto, sino que de tres meses á esta parte se lo oyó decir, y esta es la verdad, y que no hubo ocasion mas que estar hablando de su prision.

DOÑA MATILDE. No señor, sino que.... CASERO. ¿Y el Sr. D. Eduardo? DOÑA MATILDE. Acaba de salir.... CASERO. ¡Calle! ¡Y me había prometido que me pagaría por la mañana el mes adelantado! DOÑA MATILDE. Es que.... CASERO. ¡Mal principio ... muy malo, a fe mía! ¿Y cuando estará de vuelta? DOÑA MATILDE. Me dijo que volvería al anochecer y que luego....

VECINA. ¿Y para qué es el dinero, señora, si no para gastar?... como dijo el otro ... y Dios le a su señoría mucho ... porque lo sabe emplear, y porque no regatea ... como otras usías de medio pelo que conozco yo, y que....

There were distinguished exceptions, no doubt. But as a general rule a 'predicador' was rarely considered eligible for a university chair. X, pp. 68-69. The following is Zúñiga's account of what occurred: 'Item dijo que habrá trece años estando en Salamanca por huesped, le dijo Fr.