Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Venid a sujetarlo vos mismo, señor Snell, si se os ocurre respondió Jacobo con bastante mal humor . Ha sido robado y asesinado también a lo que parece agregó en voz baja. ¡Jacobo Rodney! dijo Silas, volviéndose hacia él y clavando sus ojos extraños en el hombre que sospechaba. ¿Qué hay, maese Marner, qué me queréis? replicó Jacobo, temblando un poco y asiendo su jarro a manera de arma defensiva.

Nunca había dicho más, acompañando con la misma exclamación de su confuso pensamiento hacia Dios las alegrías y los dolores. Pep había dado varios tientos al jarro de vino, lleno del zumo sonrosado de las mismas parras que extendían un toldo de pámpanos ante el porche.

Bien está; ¿pero no será mejor que antes bebamos unos vasos de sidra y os refresquéis un poco? Los enviados cedieron con gratitud. Nolo entró en la cocina de su casa y salió con algunas tajuelas. Sobre ellas se acomodaron los viajeros á la sombra del árbol. No tardó en llegar la tía Agustina con un jarro de sidra.

Quevedo se lo arrancó y tiró su contenido. Luego tomó el jarro y lo arrojó: Soy vuestra madre dijo ; dejémonos de locuras, y ya que os tengo aquí sola y encerrada, ya que me tenéis á mi, hablemos juiciosamente, hija mía. ¿Creéis que yo soy malo? ¿Quién sabe lo que vos sois? Yo soy un hombre que busca aire que respirar y no le encuentra. ¡Vos venís á buscar aire de vida á la corte!

No es segador que duerme las siestas, que a todas horas siega, y corta así la seca como la verde yerba; y no parece que masca, sino que engulle y traga cuanto se le pone delante, porque tiene hambre canina, que nunca se harta; y, aunque no tiene barriga, da a entender que está hidrópica y sedienta de beber solas las vidas de cuantos viven, como quien se bebe un jarro de agua fría.

Y como le vi trasponer, tórneme a entrar en casa, y en un credo la anduve toda, alto y bajo, sin hacer represa ni hallar en qué. Hago la negra dura cama y tomo el jarro y doy comigo en el río, donde en una huerta vi a mi amo en gran recuesta con dos rebozadas mujeres.

No ha sido Jacobo Rodney quien ha hecho eso, maese Marner dijo el tabernero . No hay por qué sospechar del pobre Jacobo. Quizá hubiera que arreglar una cuentecita con él a propósito de una lucha o dos, si uno hubiera de estar siempre con los ojos bien abiertos y no cerrarlos nunca. Pero Jacobo ha estado toda la tarde bebiendo aquí su jarro de cerveza, como la persona más honorable de la parroquia.

Tengo que ir a la fuente por el jarro de agua para la cena. ¿Y ésta que traes? Es del río. Bien; entonces, ¿para qué he de entrar en casa? Te aguardo; ven pronto. Sentose el cortesano sobre una de las paredillas del camino a esperar. No tardó mucho en aparecer de nuevo Rosa con un jarrito de barro negro en la mano. Y, sin acordarse del desafío, se emparejaron, enderezando el paso hacia la fuente.

Parecía sorprendente que Ben Winthrop, que gustaba del jarro de cerveza y de decir chistes, viviera tan de acuerdo con Dolly; pero es que ella aceptaba las ocurrencias y la jovialidad de su marido con tanta paciencia como las demás cosas.

En ella le enseñó al ama de llaves que estaba fregando una enorme caldera en la que iban á cocerse media fanega de castañas que estaban en un saco cerca del fogón. Todo esto es para la gente dijo don Silvestre señalando las castañas y un enorme jarro de vino que estaba sobre el vasar. ¿Para qué gente? le replicó su amigo cada vez más sorprendido.

Palabra del Dia

epinona

Otros Mirando