Existía entre los dos cierto asunto de dinero que ella necesitaba resolver. No le había escrito porque después de los sucesos recientes consideraba inoportuno el envío de una carta. Además, ni ella podía ir á Villa-Sirena ni quería recibirlo en su casa.

Y esta popularidad le acarició á él igualmente al circular la noticia de que había llegado el padre del sargento Desnoyers, un potentado que poseía fabulosas riquezas al otro lado del mar. He adivinado tus deseos continuó el viejo. Y buscaba con la vista los sacos traídos desde el automóvil por las tortuosidades del camino subterráneo.

Otra vez, en África, me encontré a un cazador que llevaba sobre su camello un magnífico león muerto. No diga usted más le atajé, sonriendo . Era el gran Tartarín de Tarascón. Fuimos muy amigos. Juntos cazamos jirafas, caimanes... Y figúrese que cierta noche... En medio del desierto de Sahara... interrumpí . Naturalmente, amigo Sindulfo. Usted es un grande hombre.

Rosalía sintió secreto pavor al entrar en ella, y cuando Torquemada se le apareció, saliendo de entre aquellos trastos con un gorro turco y un chaquetón de paño de ala de mosca, le entraron ganas de llorar. «¿Y la familiale preguntó Torquemada al saludarla. No tiene novedad; gracias... replicó la dama sentándose en la silla que se le ofreció.

Es que desde algunos meses acá bien poco le lucía el trabajo a su padre. Antes despachaba más. El que viese aquellos cañutos dorados, ligeros y deleznables como las ilusiones de la niñez, no podía figurarse el trabajo ímprobo que representaba su elaboración.

Pero apenas el conde, muy entusiasmado, hubo dicho unas cuantas galanterías triviales, la joven le disparó a quemarropa y en voz tan clara que todo el mundo lo oyó: A propósito, el capitán Raynal no ha recibido invitación, ¿sabe usted? Desconcertado por aquel ataque imprevisto, el conde balbució algunas palabras vagas.

De estas incoherentes cavilaciones infiero yo que si nuestro triunfo se retardase demasiado, así en el mar del Sur como en el golfo de Méjico, culpa sería de nuestra falta de fe, que seguiría enajenándonos la protección del cielo: pero que si como es de esperar vencemos pronto, sin duda que al cielo, ó á la suerte para el que no crea en su influjo, deberemos el triunfo en primer lugar; pero también le deberemos al valor de nuestro ejército de mar y tierra y á la habilidad é inspiración de sus jefes.

Todas estas noticias, que recogía de un lado y de otro disimulando, por supuesto, su proyecto, no eran a propósito para apartarle de él. El misterio impenetrable que envolvía el carácter de aquel hombre le interesaba cada día más, y más le atemorizaba.

Hasta entonces, y mucho despues, el que presidia el vasto vireinato de Buenos Aires mandaba obsequiar á los caciques para que no le hostilizasen, y era general el deseo de salir de un estado tan degradante.

»¿Qué cosa es que, siendo V. md. la gloria de nuestra nación, logre con tanta flojedad este timbre, que no se acuerde de la obligación en que le impone, para no dejar aventurado el lustre que á todos los españoles nos resulta en sus obras, en la contingencia de su desperdicio?