1 - 10 desde 100
Todo era amor y dicha, saturada con la miel regalada de tus labios. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¡Y tal felicidad era un delito! ¡Tanta dicha, mujer, crímen nefando! ¡Por qué? Yo no lo ; pero es un crímen... Por tal el mundo entero lo ha juzgado... ¿Qué importa?