Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Al suelo cayó al fin apuñaleado, Como gigante mole desprendida, Grande como en su vida en su caida Murió abrazando el Argentino altar, Y los cobardes tigres carniceros Cortaron su cabeza noble y santa, Y profanaron con inmunda planta El cadáver del héroe popular.

Demostracion popular. Nombramiento de Miranda. Volvamos á anudar el hilo de los acontecimientos de Venezuela. Ahogada en la apariencia la revolucion, fermentó sordamente durante los primeros años del siglo actual entre la juventud venezolana.

En los países ricos y prósperos, el buen poeta que, por la condición de su ingenio, se hace popular y famoso, se hace también rico.

Gallardo, siempre pálido y risueño, saludaba, repitiendo «muchas grasias», conmovido por el contagio del entusiasmo popular y orgulloso de su valer, que unía su nombre al de la patria. Una manga de «golfos» y greñudas chicuelas siguió al coche a todo correr de sus piernas, como si al final de la loca carrera les esperase algo extraordinario.

Venía a su memoria el himno que en Los Maestros Cantores entona el buen pueblo de Nuremberg viendo en el estrado del certamen a Hans Sachs, su cantor popular, bondadoso y dulce como el Padre Eterno.

No. ¿No ambicionas una posición elevada? No ambiciono nada más alto que este banco, y lo que llaman aura popular me incomoda más que la tristeza de estar solo. A pesar de todo dijo Aviraneta , creo que te conquistaré. Y calló después.

¡Míralos cómo bajan la cabeza esos malditos! ¡Si nos tuvieran entre sus uñas ya estarían más contentos los muy arrastrados! ¡Gritad ahora viva Carlos Séptimo, tunantes! Pero con quien más se ensañó el furor popular fue con María. Ni su juventud, ni su belleza, ni su debilidad fueron parte a librarla de feroces y asquerosos insultos. ¿Quién es la mujer que viene entre ellos?

Yo no lo que hará el señor de Miranda; pero lo que es el pobre papá... besaría en donde usted pisa. Estoy segura de ello. Y Lucía, con un movimiento de apasionada y popular gratitud, hizo ademán de inclinarse ante Artegui. Un marido no es un padre... contestó éste . Lo racional, lo sensato, señora, es que me vaya.

Por fin, el 12 de Julio de 1821, despues de la batalla de Carabobo, se publicaba la ley fundamental que, bajo la denominacion de República de Colombia, reunia en un solo cuerpo nacional á Venezuela y Nueva-Granada con un gobierno popular representativo, declarando su independencia absoluta de toda dominacion extranjera y de todo dominio particular, y dividiendo el ejercicio del poder supremo en legislativo, ejecutivo y judicial.

El indio posee, como todas las demás razas, su romancero popular, que conserva por la tradición, y algo, aunque poco, en el manuscrito. El cumintán tagalo no es, ni más ni menos que el primer auxiliar de sus tradiciones.

Palabra del Dia

sellándolos

Otros Mirando