Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Si algún orgullo hay, pues, disculpable, es el que se funda en la aristocracia del talento, y más disculpable ciertamente donde es a toda luz más fácil nacer hermosa, de noble cuna, o adquirir riqueza, que lucir el talento que nace entre abrojos, cuando nace, que sólo acarrea sinsabores, y que se encuentra aisladamente encerrado en la cabeza de su dueño como en callejón sin salida.

Lerma favorecía abiertamente á su hijo, el joven duque de Gandía, confiriéndole encargos altamente honoríficos. Por rico y por noble que sea un hombre, hay ciertos cargos que enaltecen su posición, que aumentan su brillo. La duquesa de Gandía estaba con justa causa agradecida al duque de Lerma.

Lejos de mi ánimo el suponerlo. Yo que vuestro corazón es demasiado noble para albergar los instintos sanguinarios de la bestia feroz, yo que este mismo corazón os dice en este mismo momento que habiéndoos portado como valientes es hora de mostraros generosos... ¡Basta ya, señores! ¡basta ya!

Protesto dijo con la mayor energía contra las acusaciones lanzadas á mi patria, á la noble capital de Aragón, por ese señor, cuyo nombre no ... ni quiero saberlo. Desobedecerlo gritaron varias voces. Señores, dejadme continuar. ¡Que siga, que siga!

Al salir sobre las tablas ó en el primer capítulo un protagonista joven, noble, arrogante, que sólo abría la boca para decir cosas hermosas y profundas, ya se sabía, era un ingeniero. Lo malo añadió Aresti, recobrado su tono irónico es que en este Bilbao todo es diferente del resto del mundo.

No será ocioso decir que en aquel momento sintió D. Benigno renacer en su pecho la antipatía que en otras ocasiones le inspirara su amigote; pero como en tan noble alma no cabía la ingratitud, pensó en las atenciones y cuidados que al mismo debía durante la enfermedad, y con esto se le fue pasando el rencorcillo.

Un sencillo peine de concha sujetaba su abundante cabellera, blanca casi por completo, y su rica bata de paño labrado, con vueltas de terciopelo, lejos de prestar realce alguno a su persona, parecía más bien recibir ella misma del talle airoso y noble de la dama la severa elegancia de su corte y de sus pliegues.

Tiene el Rey albanés, Enrique amigo, Sólo una hija, como yo á Dionisia; Pídensela mil Príncipes y Reyes, Y ella pone los ojos en un hombre, Noble por cierto, mas vasallo suyo.

El teniente que nombran se decia Martin Suarez, noble caballero: Al C

Eso ya no tiene remedio; doña Clara os ha inspirado ese amor puro, noble, intenso, ese amor del alma del que yo hubiera querido ser digna; doña Clara es para vos vuestra hermana, más que vuestra hermana, porque es vuestra amante.