Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Hácia la izquierda recibe el tributo de algunos arroyuelos, en tanto que por la derecha vienen á arrojarse en él los torrentes de Santa Ana y de Pilcobamba: algo mas abajo, y por este mismo lado, se le reunen el rio del Puente Grande, bastante caudaloso para ser atravesado por medio de un puente, y el rio de Amantala, mas considerable todavía, y que toma su orígen, lo mismo que el rio de Pata, en la cadena del norte.

Entonces habrás matado su felicidad; doña Clara Soldevilla, la conozco bien... te obligará á huir... pero él... él... te seguirá... ella... ella... puede ser que no sea tan honrada... si llegas á herirlos en el alma... porque se aman... ¡se aman! no necesitas más venganza... te habrás vengado horriblemente. ¡Pero si él quería seguir viniendo á mi casa! exclamó la Dorotea.

Sólo tenían derecho a ello dos varones: el esposo y el otro, el que Primitivo iba a buscar, el representante de la ciencia humana. Acongojóse el espíritu de Julián pensando en que el recato de Nucha iba a ser profanado, y su cuerpo puro tratado quizás como se trata a los cadáveres en la mesa de anatomía: como materia inerte, donde no se cobija ya un alma. Comprendió que se apocaba y afligía.

El enemigo implacable que hunde el puñal vengador en las entrañas de su víctima, siente en su corazon un placer feroz, y su accion no deja de ser un crimen; la hermana de la caridad que asiste al enfermo, que le alivia y consuela, sufre mas de una vez tormentos atroces, mas por esto su accion no deja de ser heróicamente virtuosa.

Para vivir pobremente, comer mal y andar por esas calles hecha un guiñapo, cubierta la cabeza con un mantoncillo de mala muerte, cuando si quisieras podrías ir vestida como una reina y ser la envidia de las más encopetadas y ricas señoras de este lugar, sin que la propia doña Inés dejara de contarse en el número de las envidiosas. ¿Y cómo he de hacer yo ese milagro? preguntó Juanita.

El que no tiene la menor esperanza de que el diputado le coloque se llena de envidia y de ira, y se hace flojo y perezoso para no ser menos que el empleado, de cuya holganza y vida regalona se forja un concepto exagerado y fantástico.

De mi edad todo esto me parecia muy gracioso. Ocurrióle á una señora moza, y de muy suave condicion, llamada la siñora Fatelo, prendarse de : obsequiábanla el reverendísimo padre Puñalini, y el reverendísimo padre Aconiti, religiosos de una congregacion que ya no exîste, y los puso de acuerdo á entrámbos dándome sus favores; pero me á peligro de ser envenenado y excomulgado.

Tiene cara de ser orgullosa, decían. No era orgullo, sino indiferencia. Aquella hija de soldado, tan duramente herida por la suerte y que se sometía sin quejarse a las más rudas tareas, conservaba alto el corazón y alta la frente, por simple atavismo.

FELIC. Señor, Que cese tanto rigor Os ruego. REY. No hay que rogar. Venga luego la mujer Deste pobre labrador. D. TELL. No fué su mujer, señor. REY. Basta que lo quiso ser. Y ¿no está su padre aquí, Que ante se ha querellado? D. TELL. Mi justa muerte ha llegado. A Dios y al Rey ofendí. Sale ELVIRA, sueltos los cabellos.

Es imposible se repetía, queriendo convencerse a toda costa, que un ser inteligente como Huberto, no prefiera el hombre formado por su propio mérito al «inútilcuyo único bagaje consiste en una línea de abuelos o bien de una serie de herencias sucesivas.