Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


En la novena a San José (Manila, 1910), después de recordarle su parentesco con Dios, se afirma que no hay patrocinio más eficaz para alcanzar lo que se pide que el suyo (pág. 7). "Necesitando todos del favor divino, es cierto que no faltará este al que, confiado, se acogiera al amparo del Señor San José" (pág. 29). "San José socorre al menesteroso, da salud al enfermo, consuela al afligido, envía lluvia, contiene los hielos, multiplica los frutos, favorece en las tempestades, en los caminos, en los naufragios *

He hecho a Charles, lacayo de V. Ex.^a q él mismo lleue la carta al obpo. diciendo q. V. Excelencia se lo ha mandado, assy veré lo q. responde. Entre tanto hago estos renglones, porq. no suffre mi agradescimiento dilacion alguna en responder a tanta obligacion. Haga el obpo. lo que mandare, q. las obligaciones no dependen de los sucessos, sino del Amor de quien haze lo q. se le pide.

«Y mientras tanto, no pensar en cosas serias; divertirse, alborotar, como manda el señor Quintanar, que además de tener derecho para mandarlo, pide muy cuerdamente. , señora, ¿por qué no?

Y sin embargo, ¿en qué consiste que Fausto y Margarita interesen y enamoren tanto á las almas sensibles y hasta á las niñas honradas, que de seguro no harían todas las atrocidades que hizo Margarita de envenenar á su madre y de matar á su hijo? Por hoy no en qué consiste esto. Otro día trataré de averiguarlo. Mi amigo D. Miguel Moya me pide que escriba sobre el asunto que el epígrafe declara.

En otro tablado frontero se ve al Cid, juez del campo, y á su alrededor á los caballeros más distinguidos del ejército castellano. Preséntase el acusador Don Diego de Lara, y en seguida el hijo mayor de Arias Gonzalo, que se inclina ante la Infanta; pide al padre su bendición, y comienza la pelea. Al poco tiempo cae á sus pies con una herida mortal.

Pero ¿es que no se puede discutir sin acudir á acusaciones? Sandoval protesta, y pide hechos componiendo un pequeño discurso. Pues hace poco hubo aquí un pleito entre unos particulares y ciertos frailes, y el General interino lo falló, haciendo que lo sentenciase el Provincial de la orden litigante, contestó Pecson. Y se echó otra vez á reir como si se tratase de una cosa inocente.

Al mismo tiempo dirige una circular a todos los gobiernos, en la que les pide que lo nombren a él juez árbitro para seguir la causa y juzgar a los impíos unitarios que han asesinado a Quiroga; les indica la forma en que han de autorizarlo, y por cartas particulares les encarece la importancia de la medida; los halaga, seduce y ruega.

A la locion de la cara, con la cual pide el creyente á Dios que la emblanquezca el dia del juicio, sigue la del brazo derecho, por la que pide que le su carta aquel dia en su diestra; luego la del brazo izquierdo, con lo que intenta significar que no se la en la siniestra; luego sigue la frotacion de la cabeza, para que Allah le cubra con su piedad y le conserve sus cinco sentidos; luego la de los oidos para que le haga oir Allah su divina palabra y el pregon de Bilel en el Paraiso; luego la locion del pié derecho para que se le afirme en el puente del Sirath, y la del izquierdo finalmente para que no le sirva de embarazo al atravesarlo.

Que si no quiere usted hacer las obras, las haré yo por mi cuenta... ¡vaya! Eso es otra cosa. Siempre que sea bajo mi vigilancia y... Pase, pase y verá... Al fin Plácido se dignó entrar por el pasillo adelante. Fue a la cocina, echó un vistazo a la alcoba interior que estaba llena de grietas... «No se pueden hacer obras cada vez que lo pide un inquilino, porque sería el cuento de nunca acabar.

Tal vez era la limpieza, esa gran virtud que tanto recomienda Mahoma, la única que positivamente tenía el ilustre autor de Vetusta Transformada. Después de bien lavado iba a misa sin falta, a buscar el hombre nuevo que pide el Evangelio. Poco a poco el hombre nuevo venía; y por vanidad o por fe creía en su regeneración todas las mañanas aquel devoto del Corazón de Jesús.

Palabra del Dia

convocar

Otros Mirando