Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Al apearme en Venecia, entré con los demas viajeros en la sala de equipajes, en la cual todo el mundo tiene obligacion de descubrirse; no por cortesía, sino porque están allí los austríacos, mas insolentes que en parte alguna.

¿Y usted sentía a veces, entre una y otra correría, algo así como la obligación de volver por un tiempo a su lado? ¡Ese sentimiento lo honra mucho a usted!

Al estudiante le contrarió mucho este mandato. El había oído decir en la mesa aquella mañana que Clara no iría á la procesión, y había formado sus proyectos para verla aquel día. La obligación de acompañar á las tres señoras le pareció la mayor desgracia que podía ocurrirle aquel día. ¿Pero cómo era posible resistir á las órdenes de aquel tirano?

D. Romualdo dijo la viuda de Zapata, que de la emoción no podía tenerse en pie, y hubo de arrojarse en una silla, después de besar la mano al sacerdote . Gracias a Dios que puedo manifestar a usted mi gratitud por su inagotable bondad. Es mi obligación, señora... repuso el clérigo un tanto sorprendido , y nada tiene usted que agradecerme.

No crea usted que a se me importaba nada... Solamente que mi padre me decía: «¿Cómo no viene D. Andrés ahora?» y todos los de casa lo mismo. ¡Como si yo tuviese obligación de saber porqué viene usted o deja de venir! Pues bien sencillo es saber por qué vengo... No se dio por entendida, y siguió mirando fijamente al suelo.

Por donde yo juzgo que no fué sin misterio las causas que hubo á no embarcarme, por lo que á mi persona toca, y querer nuestro Señor, por cumplir mi obligación, no sólo que no me perdiese, pero que no me mojase el pie, pues no se pudo juzgar entonces cuál fuese más segura, la mar ó la tierra; pues si lo era la tierra, no embarcara mi hijo, y si la mar, el quedarme en tierra fué por hacer lo que debía.

El más digno de consideración, entre los abonados al gabinete de lectura, era un caballero apoplético, que había llevado granos a Inglaterra y se creía en la obligación de leer la prensa extranjera.

Hija, hay que irse acostumbrando a hablar como Dios manda». Quería doña Lupe que Fortunata se prestase a reconocerla por directora de sus acciones en lo moral y en lo social, y mostraba desde los primeros momentos una severidad no exenta de tolerancia, como cumple a profesores que saben al pelo su obligación.

El novelista tiene la obligación ineludible de no fatigar jamás al lector, de mantener su atención despierta, sujeto su espíritu por lazos invisibles para hacerle viajar sin sentirlo por el mundo imaginario. ¡Cuán poco nos acordamos los que escribimos novelas de este primer requisito de toda composición romancesca!

En otra, Amistad y obligación, al recomendarse un poeta, Severo, á un novio llamado Lope, le pregunta éste si es ó no culterano; y, al contestarle que lo es, le dice que se quede á su lado para escribir sus secretos, porque, estando en culto, serán secretos verdaderos para todos, no pudiendo nadie entenderlos. "Calixto.

Palabra del Dia

pajitas

Otros Mirando