Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Imagínese tres mozas rubias y metidas en carnes, la falda corta, y sobre ella una blusa larga rayada que deja al descubierto unos brazos de blancura germánica y una pechuga a lo Rubens. Ayer pasé con ellas la tarde, viendo cómo sudaban las pobrecitas dándole a las planchas eléctricas y cómo reían al oírme hablar horas enteras sin entender una palabra.

Otra de las personas que se presenta en escena es el marinero enganchado para el extranjero, que viene en busca de un pasaporte; ó el que acaba de llegar de un largo viaje, todo pálido y débil, que busca un pase para el hospital.

-Razón tienes, Sancho -dijo don Quijote-, porque un caballero andante, como tenga dos dedos de ventura, está en potencia propincua de ser el mayor señor del mundo. Pero, pase adelante la señora Dolorida, que a se me trasluce que le falta por contar lo amargo desta hasta aquí dulce historia.

¿No soy feliz así? pensaba. ¡Casarme, para llevar una existencia agradable, exenta de preocupaciones pecuniarias, pase! Pero ir a encerrarme en un pequeño departamento, ser mal servido por un personal reducido ¿cómo resignarme, a menos de estar loco? Y, como Huberto era razonable, se absorbió en meditaciones para encontrar el medio de esquivarse.

Esta noticia infunde en el enamorado nuevo vigor, y, aunque no libre del todo de recelo, se apresura á encaminarse á Verona. En la escena siguiente vemos á Antonio y al conde París lamentándose de la muerte de Julia. Antonio, ya sin herederos, resuelve casarse con su sobrina Dorotea, para que su fortuna no pase á otra familia después de su muerte.

Vaya por Dios... vaya por Dios... Es usted el diantre, señorito... Pase ahora adelante... Siéntese y cúbrase; siéntese y cúbrase; siéntese y cúbrase... La estancia en que penetró era la más original que en su vida había visto.

Después, su propia impaciencia... los celos hicieron lo demás. Debe ser una niña nerviosa... Enamorada le interrumpió la Condesa. ¡Pobre criatura, da lástima!... Pero lo hecho no basta. Cuando pase más tiempo... Ni su padre, ni ninguno de los que la rodean, conoce la causa de su abatimiento: creen que está enferma. Hay que apurar más las cosas, no despreciar los momentos, influir en su ánimo.

¡Canástoles! exclamó aquí Bermúdez, saltando otra vez sobre la silla . ¿así estamos ahora? ¿Cuándo hemos estado de otro modo, papá? repuso Nieves que por momentos iba alentándose : ¿cuándo me has oído cosa en contrario? Mujer, tanto como en contrario, no te diré; pero creerte enterada y perfectamente consentida, eso . Enterada, pase; pero consentida, no, papá: registra bien la memoria.

Hágame el favor, compadre, de ponerme delante de usted, porque como no soy muy alto, podrá usted ver por encima de mi cabeza, y, ¡Dios me salve! estos espectáculos son desgraciadamente tan raros, que entre cristianos hay que ayudarse en la vía de salvación. EL HOMBRE DEL PUEBLO. Pase, pues, señor, y no me olvide en sus oraciones.

En la penumbra del corredor, el aire fresco me calmó muy pronto. Di algunos paseos y después fui en busca de una criada para que me indicara mi habitación. La señora ha arreglado todo ella misma en el cuarto y ha prohibido que lo toquen; hay también una carta para la señorita. Cuando me quedé sola, pasé revista a la habitación. ¡Querida y excelente hermana!

Palabra del Dia

pajitas

Otros Mirando