Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Contaba una criada de mi casa, la Iñure, que un indiano rico de su pueblo, ex negrero, que estaba muy incomodado porque su hijo quería casarse con una muchacha pobre, hizo a la chica esta advertencia: Yo, como , no me casaría con mi hijo. Ten en cuenta que yo he sido negrero y que en mi familia ha habido dos personas que fueron ahorcadas.

Afirma que el celibato es una situación anormal, antinatural y... ¿qué se yo? , la mujer debe casarse, tener hijos... eso es conocido... ¿Y qué más? Según ella, la mayor parte de las solteronas son egoístas. ¿Y los premios Montyon?... objetó Genoveva. Esos premios son de solteras y no para las egoístas...

Pues como iba diciendo continuó Rafael , había aquí una soltera de edad madura, que no había querido casarse a gusto de su padre, ni su padre la había querido dejar casar a su gusto; este tenía muchos humos, en vista de que su hija se llamaba doña Pancracia Cabeza de Vaca. Ahora bien, esta noble parte del animal...

Bueno, y ¿qué hay de eso? ¿Cuándo se casaron? Verá usted: me ha dicho la cocinera, que es la más antigua, que el señor es bastante mayor, no viejo, ¿eh?; pero la yeva veinte años, lo menos. Se conocieron fuera de Madrid, en un pueblo donde hay mar, ya va pa tres años, y el casarse fue por la posta. Vamos, que les entró muy fuerte... como a usted ahora. Sigue.

Por todo lo cual determinó esperar, discurriendo de este modo: «Si piensa en , por muy astuto que sea, algún día se clareará, y según sus intenciones... veremos. Una cómica como yo no puede pensar en casarse con un hombre como él: lo otro no debe ser, no me conviene, no quisiera... Malo es que esté ya tan preocupada. En fin...¡Dios dirá

El primer deber que D. Luis creyó que necesitaba cumplir, no bien le dieron de alta, fue confesar a su padre sus amores con Pepita y declararle su intención de casarse con ella. D. Pedro no había ido al campo ni se había empleado sino en cuidar a su hijo durante la enfermedad. Casi siempre estaba a su lado acompañándole y mimándole con singular cariño.

Y comenzó a verlo en el acto, porque en el acto le dijo Leticia, después de contemplarle en silencio unos instantes, y como substancia y producto lógico de sus apuntadas reflexiones: Creo, pues, que no se halla usted en edad ni en condiciones de casarse.

¿Qué Juan ha de ser?... ¡Como si hubiese muchos Juanes!... Juan Gallardo. ¡Pero hombre! le decían algunos . ¡Ni que os acostaseis juntos!... ¿Eres , acaso, el que va a casarse con él? Porque no querrá contestaba rotundamente don José, con un fervor de idólatra.

Había llegado á Manila muy joven, con un buen empleo que le permitió casarse con una bella mestiza perteneciente á una de las familias más acaudaladas de la ciudad.

7 Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su propio don de Dios; uno a la verdad así, y otro así. 8 Digo, pues, a los por casar y a los viudos, que bueno les es si se quedaren como yo. 9 Y si no tienen don de continencia, cásense; que mejor es casarse que quemarse.

Palabra del Dia

pajitas

Otros Mirando