Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Es verdad que me ha chocado la melancolía que hay en sus ojos... D. Jerónimo dio otra enorme chupada al cigarro. Nadie vio el relámpago de ira que pasó por su rostro. Estos cambios, pollo, solamente los opera el amor. ¿Algún novio? Eso... D. Jerónimo conoce bien la historia...

Examínelas bien; no tenemos otras, y deben ser aceptadas por las dos partes. El oficinista manifestó que tenía por inútil este examen, aceptando todo lo que hiciese el otro. Siguió hablando el marqués con una dignidad caballeresca que impresionaba á Moreno. «Este pobre señor pensó no conoce su verdadera situación.

Vamos a ver respondió el cura que estaba como sobre espinas. Pues estuve a punto de saltarle al cuello. ¡Qué tontería! No se salta al cuello de nadie que no se conoce. Ya , ya , pero él... Por otra parte, si hubiera sido una mujer, no se me hubiera ocurrido eso. ¿Por qué, Reina! Estás diciendo sandeces. ¡Oh! porque...

Puedo asegurar a usted que yo no pienso más que en la otra mitad de mismo, que es la que traigo aquí, la que vive en la paz dulce de la fe, acompañada de almas nobles, santas, como la de una señora... que usted conoce... y a quien no aprecia en todo lo que vale....

Es un animal de perlas; bien se ve que usted conoce las buenas bestias.... Y barato: me parece que no reñiremos.... ¡Monote! Sácalo de paseo, para que vea el señor con qué garbo bracea.

Pero ¿qué sabe usted de todo eso? preguntó don Simón hecho ya un caramelo. ¿Ha podido usted acaso creer respondió el diplomático, explotando a su gusto la candidez del diputado que personas de la significación de usted pasan inadvertidas en ninguna parte? ¡Bah! Se le conoce a usted en Madrid casi tanto como en su provincia.

No es ningún secreto. «Isidro Maltrana: un canallita simpático, un sinvergüenza que conoce la manera de vivir...» Ojeda intentó protestar. No mueva la cabeza, Fernando; no diga que no, por amabilidad: déjeme la gloria de mi mala fama, que es muy justa y me enorgullece.

Cierto que, como acabamos de indicar, hay entre ellas muchas voces gratas y extensas; pero el oído y sobre todo el gusto no corresponden a la voz. Repicotean de tal modo lo que cantan que no lo conoce nadie, ni el mismo autor que lo creó. En verdad que las peñascas abusan de las fermatas y fiorituras que las muchachas de Sarrió, sin tener tan buena voz, cantan con mejor gusto y afinación.

Lo sabía todo, sentía como nadie el misterio de las ocultas fuerzas de la Naturaleza, y cantó la primavera como un dios. Hans me lo dijo muchas veces y es verdad. Y añadió sin volver la cabeza, con la voz vaga de una sonámbula. Rafael, usted no conoce La Walkyria, ¿verdad?; no ha oído el canto de la primavera. No; el diputado no sabía lo que le preguntaban.

El pretendido monje muestra una actividad sobrehumana: predica en todas las calles, y al parecer en muchas á la vez; ayuda á la construcción del convento, pero es tan singular en todas sus acciones, que los pobres hermanos no saben cómo explicarlo, y sólo el Padre Guardián, por revelación divina, conoce con certeza su diabólico carácter.

Palabra del Dia

pajitas

Otros Mirando