Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Siendo al fin más fuerte que su timidez su apetito de charlar, rompió el silencio de esta manera: «Señorita, ¿se cansa usted de esperar?... Todo sea por Dios. No hay más remedio que conformarse con su santa voluntad». Pero como su ánimo no estaba para vanidades, fijó toda su atención en las palabras consoladoras que había oído, contestando a ellas con una mirada y un hondísimo suspiro.

Luego que bajé el primer tramo, un suspiro, y saltaba los escalones de dos en dos, temeroso sin duda de que el ingeniero viniera á cogerme segunda vez. ¡Oiga usted! ¡Venga usted aca! me gritaba desde arriba. ¡Verá usted un grupo magnífico!

¡Ah! no. Será la herida aquella que harale daño a las veces. Esa ya cerró, Beatriz replicó entonces el mancebo; otra es la que agora vase reabriendo y haciéndome morir. ¿Morir? Un regalado morir que es vida, pues si ansí no me matara, yo muriera. ¡Ingenioso!... Exquisita llaga que me punza con sabrosos recuerdos. Beatriz suspiró.

Algo dijo el ciego en su extraña lengua que Benina tradujo por la palabra «imposible», y lanzando un suspiro profundo, al cual contestó Almudena con otro no menos hondo y lastimero, quedose un rato en meditación dolorosa, mirando al suelo y después al cielo y a la estatua de Mendizábal, aquel verdinegro señor de bronce que ella no sabía quién era ni por qué le habían puesto allí.

Al llegar a Palencia, dejolos la vejezuela y subió un hombre grave, decentemente vestido, silencioso. Se parece a papá dijo Lucía en voz baja a Miranda . ¡Pobrecillo! Y esta vez sólo un suspiro pagó la deuda del amor filial. Caía ya la noche; andaba el tren lentamente, como si temblase de pavor al confiarse a los raíles, y observó Miranda que llevaba notable retraso.

Las luchas, las alegrías, los dolores de estos pobres diablos que nos movemos por la tierra, ¡qué valor tienen, qué significan ante la paz augusta de los cielos! Para ellos lo mismo pesa la caída de un imperio que la de una hoja, lo mismo suena el suspiro de una niña enamorada que el estertor de un moribundo. «La naturaleza es sorda dijo el gran Leopardi y no sabe compadecer

¿No? exclamó Francisca. Pronto, Petra, vámonos a esos pueblos felices. No creas que me conformaría con la vida de harén respondió Petra en tono desdeñoso. Es verdad exclamó Francisca; ya he dicho otra tontería. No me extraña dijo dando un suspiro la pobre señora de Dumais que nos había seguido. Esperaba eso de mamá respondió Francisca con filosofía.

Tía, ¿a cómo estará ahora la fresa?». No lo , ni me importa replicó ella , porque como no la pienso traer hasta que no se ponga a tres reales... Nicolás dio un suspiro, mientras doña Lupe decía para : «Como no comas más fresa que la que yo te ponga, tragaldabas, aviado estás».

Pues yo recalcó Pilar con su insistencia de enfermo lúcido , aseguro que lo que es ella... ella... a él no le he visto, que si le viese, sabría.... Pero ella... cada suspiro le ... y esos no son por Miranda. Está a veces tan pensativa.. aunque otras se alegra y ríe, y es una chiquilla....

El P. Florentino sintió que el enfermo le cogía la mano y se la estrechaba; calló entonces esperando que hablase, pero solo sintió dos apretones más oyó un suspiro y largo silencio reinó en la estancia.

Palabra del Dia

caciquil

Otros Mirando