Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Una mañana, cuando el capitán y el segundo estaban en el salón de popa, indecisos entre salir aquella misma noche ó esperar cuatro días más, como lo solicitaban los dueños de la carga, se presentó el tercer oficial, un joven andaluz, que parecía emocionado por la noticia de que era portador.

Tal vez le vigilaban discretamente y no le perdían de vista hasta convencerse de su completa inocencia. Pero esta vigilancia que él presentía nunca se hizo sentir ni le acarreó molestia alguna. En el tercer viaje á Salónica, el capitán de navío le vió una vez de lejos, saludándole con su grave sonrisa. Y no supo más del espía.

Ultimamente, bastan las trituraciones cuando está bien indicada; se dará uno ó dos gramos de la primera en tres porciones para el primer dia y en el intérvalo apirético; la misma dósis de la segunda, para el segundo dia, y, en fin, la de la tercera en el tercer dia, siempre en el intérvalo de dos accesos, ó en la época en que se presume deba presentarse la apirexia.

Por lo que hace al tercer cazador, sorprendióse el jinete al notar que era un sacerdote. ¿En qué se le conocía?

Y Judit, reclinada en un diván, le dijo al verle entrar: Viene usted muy tarde, amigo mío. Y le tendió una mano. Arturo se arrodilló ante ella. Al llegar aquí, se interrumpió el notario. ¿Y qué? exclamaron todos; concluya. El notario contestó, sonriéndose: Arturo no me ha contado más... Por otra parte, va a dar principio el tercer acto de Roberto... ¿Qué importa? termine.

El nuevo arco de la iglesia estaba a punto de terminarse. Sin embargo, al tercer domingo aún comenzó más temprano el golpeteo seco y metálico de la herramienta sobre la piedra; pero el ruido era mucho más débil: sin duda trabajaba poca gente.

Pero en el confesonario de enfrente había una joven también vestida de negro con la cara pegada a la ventanilla. Esto era ya grave. Así lo entendieron los fieles, y por eso, pecando contra el tercer mandamiento, no les quitaron ojo mientras duró la confesión. El cura tenía abrazado al joven, de suerte que los asistentes no podían observar más que sus piernas, que no decían nada.

14 Y José les dijo: Eso es lo que os he dicho, afirmando que sois espías. 17 Y los juntó en la cárcel por tres días. 18 Y al tercer día les dijo José: Haced esto, y vivid. Yo temo a Dios. Y ellos lo hicieron así. He aquí también su sangre es requerida. 26 Y ellos pusieron su trigo sobre sus asnos, y se fueron de allí.

La república de Bolivia, tercer país de la América del Sur en cuanto a extensión, como el Paraguay, carece de litoral. Tiene una superficie de 708,191 millas cuadradas, con 2,267,925 habitantes.

Al otro dia le trae la vieja de almorzar, le visita las espaldas, se las estriega con otra pomada, y luego le trae de comer: á la noche vuelve, y le trae que cenar. El tercer dia fué la misma ceremonia. ¿Quién es vm.? le decia Candido; ¿quién le ha inspirado tanta bondad? ¿cómo puedo darle dignas gracias? La buena señora nunca respondia palabra, pero volvió aquella noche, y no traxo que cenar.

Palabra del Dia

pajitas

Otros Mirando