Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


27 y dirás: Así dijo el rey: Echad a éste en la cárcel, y mantenedle con pan de angustia y con agua de angustia, hasta que yo vuelva en paz. 28 Y dijo Micaías: Si llegares a volver en paz, el SE

También se dice a la Virgen: "Limpiad, Vírgen Inmaculada, mi corazón de todo pecado, y echad de todo aquello que desagrade a vuestros ojos purísimos. Purgad mi alma de los amores y afectos terrenos."

43 Y él les dijo: Que también a otras ciudades es necesario que anuncie el Evangelio del Reino de Dios; porque para esto soy enviado. 44 Y predicaba en las sinagogas de Galilea. 1 Y aconteció, que estando él junto al lago de Genezaret, la multitud se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. 4 Cuando cesó de hablar, dijo a Simón: Tira a alta mar, y echad vuestras redes para pescar.

8 Entonces fue Tamar a casa de su hermano Amnón, el cual estaba acostado; y tomó harina, y amasó e hizo hojuelas delante de él, y las aderezó. Y dijo Amnón: Echad fuera de aquí a todos. Y todos se salieron de allí. Y tomando Tamar las hojuelas que había aderezado, las llevó a su hermano Amnón a la alcoba.

5 Así que les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No. 6 Y Jesús les dice: Echad la red a la mano derecha del navío, y hallaréis. 7 Dijo entonces aquel discípulo, al cual amaba Jesús, a Pedro: El Señor es. Entonces Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa, porque estaba desnudo, y se echó al mar.

Despues de eso, echad una ojeada á la Plaza-Real, donde se ostenta la magnífica estatua ecuestre de Godofredo de Bouillon; al elegante y suntuoso Parque, cerca del cual se ve la noble estatua consagrada al general frances Belliard, en memoria del reconocimiento de la independencia belga; á la pequeña Plaza del Congreso, donde se alza la soberbia columna de la Constitucion, desde la cual se contempla un magnífico panorama, y á la «Plaza de los mártires», en la parte baja de la ciudad, donde está el sencillo y muy curioso monumento consagrado á la memoria de los patriotas que sucumbieron en 1830 peleando por la independencia y la libertad.

¿Más que apreciaros? ¡Amadme! Echad un memorial á Cupido... Vos sois Venus, y le mandáis. Ya sabéis que Cupido es un bribonzuelo, que no respeta ni aun á su madre. Casi creo que tenéis razón. ¿Por qué?... Porque creo que el rapazuelo me ayuda. Son muy presumidos estos estudiantes... Capitán, señora, capitán.

5 A estos doce envió Jesús, a los cuales dio mandamiento, diciendo: Por el camino de los gentiles no iréis, y en ciudad de samaritanos no entréis; 6 mas id antes a las ovejas perdidas de la Casa de Israel. 7 Y yendo, predicad, diciendo: El Reino de los cielos ha llegado. 8 Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.

El Corací, con ansia dolorosa, Echad, dice, Señores, en remojo Las barbas, pues que veis cual la cosa, Que me cuesta el rencuentro el diestro ojo: No he visto gente yo tan bellicosa, Les dice: no penseis que esto es antojo, Que son hijos del Sol estos varones, Y mas bravos que tigres y leones.

¡Echad! exclamó al cabo de un rato Van-Stael. Los chinos arrojaron los moluscos en las calderas. Por algunos instantes se les vió agitarse y contraerse desesperadamente; después quedaron inertes en el fondo del agua, que hervía a borbotones. El Capitán, entre tanto, no apartaba la vista del reloj que había sacado, y que tenía en la mano. Ocho minutos dijo ; el trépang está a punto.