Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Estaban allí los árboles menos simétricos, limpios y derechos que en Vichy; más desigual el suelo de la ruta; más virgen la hierba de los linderos; menos barnizadas, pulidas y flamantes las quintas y hoteles que ambos lados del camino guarnecían.

Creo que el mérito maestro de ese cuadro no consiste, sino en que teniendo todas las formas de mujer, no nos hace experimentar la emocion del sexo; en que tiene esa indecision misteriosa del pensamiento, de la conciencia, de la esperanza; es decir, de la Vírgen, porque la esperanza es toda la vida y toda la belleza de la virginidad.

No, no lo creí... Era que la pobreza me cegaba... Y no lo creo, no. Perdóneme Dios el mal pensamiento de llamar al diablo con todos esos arrumacos; perdóneme también la Virgen Santísima. Si no valer eso poique ser muquier... replicó Almudena vergonzoso , saber otra cosa... que si jacer , coger has tuda la diniera que querier.

También Marcelina sabía cantar La Stella confidente y la Plegaria a la Virgen.

Obera, como digo, se llamaba, Que suena resplandor en castellano: En el Paraná Grande este habitaba, El bautismo tenia de cristiano: Mas la prometida no guardaba, Que con bestial designo á Dios, tirano, Su hijo dice ser, y concebido De Virgen, y que Virgen lo ha parido.

Continuaba dando a la hermosura física cierta soberanía augusta; seguía llena de supersticiones y adorando en la Santísima Virgen como un compendio de todas las bellezas naturales; haciendo de esta persona la ley moral, y rematando su sistema con las más extrañas ideas respecto a la muerte y la vida futura.

El motivo fundamental de la acción es que un caballero español ha dado muerte á sus dos hijas, en la iglesia de Nuestra Señora de Atocha, para impedir que caigan en manos de los moros, que asedian á Madrid, y la resurrección milagrosa de ambas doncellas por la intervención de la misma Virgen de Atocha.

La Virgen de la Esperansa, la que se adora en San Gil, ¡Cristo de la Espirasión! aquella señora sabe lo que he llorao por ti.

Gracias, Virgen y madre mía; ya tengo mis cinco sentidos y mi juicio cabal, y puedo echarme a los pies de usted, Don Ignacio, y decirle: por Dios señor, por la memoria de su señora madre, que está en el cielo, por.... ¡no por qué!

Y en medio deste tormento No movió el santo varon La lengua á formar razon Que fuese de sentimiento. Antes dicen, y yo he visto, Que si alguna vez hablaba, En el ayre resonaba Y cielo el nombre de Cristo. Y quando en el agonia Ultima el santo se vio, Cinco ó seis veces llamó La Virgen Santa Maria.

Palabra del Dia

epinona

Otros Mirando