Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Nombrábase Patricia, pero Torquemada la llamaba Patria, pues era hombre tan económico que ahorraba hasta las letras, y era muy amigo de las abreviaturas por ahorrar saliva cuando hablaba y tinta cuando escribía. Otra tarde le dio Maxi una hermosa sorpresa.

Tenían el mismo gesto de los antiguos corsarios berberiscos rondando sobre la cubierta de la galera en torno de una beldad recién conquistada. De estar solos habrían tirado de la muchacha todos a la vez, descuartizándola para hacerla suya. Maltrana, separado de Nélida por unos instantes, hablaba con Juan Castillo y don Carmelo.

Entonces no se hablaba en el lugar sino del escándalo que Juanita había dado y de la severa y merecida lección que del padre Anselmo había recibido.

, , D.ª Rafaela, por Dios, no me juzgue usted bueno... Soy muy malo... ya verá usted... La prendera no pudo menos de sonreír llena de benevolencia al ver el calor con que hablaba aquel inocente. Vamos, diga usted, criatura, diga usted. A ver qué maldades son ésas. ¡ que lo son!... ¡Ay, señora! La idea de que usted me tiene por mejor de lo que soy me martiriza.

Probablemente lo mismo que al salir de ella vosotros, contestó picado Gualtero. Sin embargo, tengo para que no se hablaba ya tanto como cuando andaban por allí muchos parlanchines.... ¡Hola! ¿Qué quiere decir eso, moderno Salomón? Averiguadlo si podéis.

No reconociendo igualdad más que en Luna, sólo a él dirigía su palabra, como si los demás no tuvieran otro deber que escucharle en silencio. Si alguno hablaba, fingía no oírlo y seguía dirigiéndose a Gabriel.

Y en la memoria de Vázquez fueron precisándose una serie de pequeños detalles, que bien pudieran considerarse síntomas de la simpatía de Coca... El agrado con que siempre le recibiera, el rubor que solía enrojecerle las mejillas cuando le hablaba, las cariñosas miradas que más de una vez sorprendió en sus ojos claros y límpidos... ¡El obstáculo era ese maldito capitán Pérez!

Yo no quiero que mi sobrina sea tan desgraciada como yo ... Ahora que nos hemos explicado, no vuelva usted más, caballero ... Todo nos separa.... Pero, señorita ... dijo Mauricio en tono de protesta y muy molestado. ¡Oh! no se defienda usted ... Es encantadora y lo que usted piensa de ella. Les escuchaba hace un momento cuando usted la hablaba al pie del terraplén.

Durante algún tiempo, cuando hablaba de esta época, solía decir: «Haciendo yo de gobernador en Tarragona...» Más adelante sustituyó la frase con esta otra: «Siendo yo gobernador de Tarragona...» Y cuando era gobernador de Tarragona sucedió que la prensa local se quejó del abandono de las calles, achacándolo, como todo lo demás que andaba mal, a la administración conservadora.

Casa-Vieja hablaba casi todo lo que tenía que hablar, que era lo menos que podía, con el sombrero sobre la sien izquierda, la mejilla derecha en la mano del mismo lado, el codo correspondiente sobre el velador, el enorme puro, con sortija, en la boca, cuando no en la otra mano, y la mirada errabunda y desdeñosa, sin interés ni codicia por nada.

Palabra del Dia

estraordinario

Otros Mirando