Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Un esclavo cristiano que escribió la carta, dijo que el Bajá inviaba por ella á pedir el fuerte, ofresciendo en cambio todo buen partido que le pidiesen.

-Eso no hay quien la quite -dijo don Quijote. -Pues, como eso sea -respondió Sancho-, no hay sino encomendarnos a Dios, y dejar correr la suerte por donde mejor lo encaminare. -Hágalo Dios -respondió don Quijote- como yo deseo y , Sancho, has menester; y ruin sea quien por ruin se tiene. -Sea par Dios -dijo Sancho-, que yo cristiano viejo soy, y para ser conde esto me basta.

Salvo el debido respeto, se había llevado la trampa el matrimonio cristiano, en cierto modo obra suya, y ya no quedaba rastro de hogar, sino una sentina de corrupción y pecado. A otra parte, pues, con la música. Sólo que.... Vaya, hay cosas más fáciles de pensar que de hacer en este mundo. Bien mirado, él era un extraño en aquella casa.

Esta comitiva se componía del cura y de algunos católicos piadosos, hermanos de la cofradía del Santísimo Sacramento, que presididos por Manuel, iban a llevar a un cristiano moribundo, con los últimos Sacramentos, los últimos consuelos del cristiano.

Me llamo Pedro, Lope, Francisco, Guillén, Eurípides; a elegir dijo con voz robusta, de timbre grato; llana, atrayente sonrisa. Todos hicimos eco a su sonrisa, menos la vieja, que no acertaba a decidir si la respuesta era en serio o en chanza. ¡Qué chistosísimo! exclamó, optando por la chanza. No, señora; no es chiste replicó el sacerdote. Pero, ¿Eurípides es nombre cristiano?

Mudo por el espanto y por las solemnes palabras que acababa de oír, me abracé al anciano, que continuó de este modo: «Pues digo que siempre he sido cristiano católico, postólico, romano, y que siempre he sido y soy devoto de la Virgen del Carmen, a quien llamo en mi ayuda en este momento; y digo también que, si hace veinte años que no he confesado ni comulgado, no fue por , sino por mor del maldito servicio, y porque siempre lo va uno dejando para el domingo que viene.

Y es que, si con el derecho que da la historia de treinta siglos de evolución presididos por la dignidad del espíritu clásico y del espíritu cristiano, se pregunta cuál es en ella el principio dirigente, cuál su substratum ideal, cuál el propósito ulterior a la inmediata preocupación de los intereses positivos que estremecen aquella masa formidable, sólo se encontrará, como fórmula del ideal definitivo, la misma absoluta preocupación del triunfo material.

El pintor deja el mundo, se va por el campo, halla un hombre muerto en un erial, lo coge y lo entierra. El pintor da tierra sagrada al infeliz cristiano que no encontraba una sepultura.

Parecía que la leñosa corteza se le iba cayendo, poco a poco, al marqués, y que su corazón bravío y egoísta se inmutaba, dejando asomar, como entre las grietas de la pared, florecillas parásitas, blandos afectos de esposo y padre. Si aquello no era el matrimonio cristiano soñado por el excelente capellán, viven los cielos que debía asemejársele mucho. Julián bendecía a Dios todos los días.

Necesidad, fiel executora De qualquiera delito que se ofrece, La publica Ocasion y la secreta Ya ves quan apremiadas y forzadas Del cruel infernal habemos sido, Para venir á combatir la roca Del pecho encastillado de un cristiano Que está rebelde, y mas, que no teme Del niño y fiero dios la grande fuerza.

Palabra del Dia

estraordinario

Otros Mirando