Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Y cuando metieron al niño Jesús sus padres en el Templo, para hacer por él conforme a la costumbre de la ley. 28 Entonces él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios, y dijo: 29 Ahora despides, Señor, a tu siervo, Conforme a tu palabra, en paz; 30 porque han visto mis ojos tu Salud, 31 la cual has aparejado en presencia de todos los pueblos;

28 Porque del SE

27 Y si una persona pecare por yerro, ofrecerá una cabra de un año por expiación. 28 Y el sacerdote reconciliará [a] la persona que habrá pecado por yerro, cuando pecare por yerro delante del SE

25 Le dice Jesús: YO SOY la resurrección y la vida; el que cree en , aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo aquel que vive y cree en , no morirá eternamente. ¿Crees esto? 27 Le dice: Señor; yo he creído que eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo. 28 Y dicho esto, se fue, y llamó en secreto a María su hermana, diciendo: El Maestro está aquí y te llama.

Estas derrotas trajeron consigo el desaliento y la desconfianza en las filas españolas; y el 28 de Diciembre los defensores de la plaza de Puerto-Cabello, destituyeron del mando á Monteverde, quien once dias despues se retiraba á ocultar su humillacion en Curazao.

D. Felipe Montoya y Diez, natural de Griota, Obispado de Palencia: siendo Lectoral de Plasencia, fue electo para la Silla de Teruel en 22 de Julio de 1815, tomó posesión en 28 de Setiembre del mismo año, y murió en Valencia el 12 de Marzo de 1825.

Y los hirieron a cuchillo; y los dejaron tendidos los de la guardia y los capitanes, y fueron hasta la ciudad del templo de Baal, 26 y sacaron las estatuas de la casa de Baal, y las quemaron. 27 Y quebraron la estatua de Baal, y derribaron la casa de Baal, la hicieron necesaria, hasta hoy. 28 Así rayó Jehú a Baal de Israel.

27 y partirás por mitad la presa entre los que pelearon, los que salieron a la guerra, y toda la congregación. 28 Y apartarás para el SE

Con motivo del nacimiento del infante D. Felipe Próspero á 28 de noviembre tuvieron la ciudad y el cabildo catedral grandes fiestas, que duraron hasta el año siguiente; pero la temprana muerte de este príncipe trocó en desconsuelo la pública alegría. El real erario, siempre exhausto, exigia nuevos impuestos.

Hojeando los libros canónicos de defunciones de aquel pueblo, correspondientes á los meses de Abril y Mayo del año 1772, y fijándose en las páginas que empiezan en el asiento 28, se verá el tristísimo cuadro de las más encarnizadas hecatombes que registra la historia de la viruela.

Palabra del Dia

epinona

Otros Mirando