Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Por mucho que se vanagloriase de su independencia conquistada, Juana de Maurescamp sólo tenía veinticuatro años, y su misma rectitud la hacía mirar con horror la larga perspectiva de soledad y abandono que se extendía ante ella.

Mi marido le quiere mucho... y yo también, no vaya usted a creer... En medio de todo es un buen sujeto, y hace veinticuatro años que entra en casa; pero hay que decir la verdad aunque cueste trabajo: el pobre señor tiene la desgracia de no fijarse..., de no fijarse poco ni mucho. Exacto, exacto. Don Máximo carece, a mi juicio, de las dotes de observación indispensables para el arte que ejercita.

En veinticuatro horas han dicho adiós á sus vetustos paredones dos de los tres hombres que había en todo el convento. Porque hace tiempo que te conozco, Roger amigo, y á pesar de tu carita de muñeca llegaras á ser todo un hombre. El otro á quien me refiero es el buen abad.

El exquisito veneno de Oriente, le trastornó; dominado por una melancolía invencible, pasaba los días sentado, sumido en un largo ensueño sin impulsos, esperando las revelaciones de la Pereza, esa gran amiga de los artistas, que Gautier llamó «la décima musa»; comiendo un huevo crudo cada veinticuatro horas y fumándose algunos días ciento ochenta pipas. Esta situación duró varios meses.

¿Sois acaso pariente del cocinero mayor del rey? Soy su sobrino, hijo de su hermano. ¿Qué servicio habéis prestado á su majestad? dijo de repente el padre Aliaga. Lo ignoro, padre. Pero... Si esa carta de su majestad no os informa, perdonad; pero guardaré silencio. ¿Qué edad tenéis? Veinticuatro años. Quedóse un momento pensativo el padre Aliaga. Habéis matado ó herido á don Rodrigo Calderón.

Soy una persona decente, porque soy rico, y lo fue mi padre y también lo fueron mis abuelos. Porque soy rico y persona decente me fastidiaba en aquella época. Ahora no me fastidio: ahora agonizo. Pero en aquella época estaba hastiado. A los veinticuatro años había viajado mucho, y de mis viajes sólo había sacado en limpio una suma enorme de recuerdos embrollados.

=Dósis.= No hay necesidad, en la mayoría de los casos, de elevar las dósis de la cicuta mas de diez á quince gotas de la tintura para veinticuatro horas; pero sus efectos terapéuticos se desenvuelven mejor y mas fácilmente con dósis débiles desde la primera á la sesta atenuacion, sobre todo en las fiebres catarrales en que está indicada, en las neuralgias, en las congestiones venosas y en las subirritaciones.

Y luego... ¡estas armas! ¿para qué son estas armas? ¿a quién tiene que matar un hombre honrado? Son objetos de arte, la dije. Traed: pues, a vuestro gabinete un cañón de a veinticuatro cincelado. ¡Ah! ¿no crees que sea necesario alguna vez?... ¡Nunca! ¿Ni aun por un asunto de honor?

¡Escúchame, desgraciado, tengo un medio de salvarte, un medio supremo; ya lo verás: el prestamista me ha concedido un plazo de veinticuatro horas, ¿sabes? y en estas veinticuatro horas se puede volver el mundo patas arriba, figúrate. Yo por un lado, por el otro: cavaremos, cavaremos hasta encontrar esa suma.

Había razones poderosas para que Pablito pudiese disponer a su buen talante del corazón de todas las jóvenes indígenas y aun de las extrañas. Era un apuestísimo mancebo de veinticuatro o veinticinco años, de rostro hermoso y varonil, de figura gallarda y elegante.

Palabra del Dia

epinona

Otros Mirando