Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Pero tuvo que bajar el brazo, porque doña Petronila replicó que no estaba dispuesta a recibir órdenes de un entrometido.... Señora, aquí los entrometidos son ustedes. No se les ha llamado, no se les quiere; aquí sólo se admite la caridad que no pide cédula de comunión. Nosotros tampoco pedimos cédula....

Despidiéndose brevemente de las dos señoras, atravesó el salón a prisa. «¡A esa, a esa! gritó Moreno , sin duda se lleva algo. Caballeros, vean ustedes si les falta el reloj. Bárbara, que debajo de la mantilla de la rata eclesiástica veo un bulto... ¿No había aquí candeleros de plata?».

Le echa la culpa de la ruina de Atenas y de todo lo malo que allí ha pasado, le niega el talento, le niega la elocuencia y le persigue con la misma saña que si le hubiera estafado. No tienen ustedes más que sacarle la conversación del olímpico, como él lo llama con sorna, y le verán ustedes deshecho.

»¡Me sería imposible describir a ustedes todo lo que yo experimenté durante aquel corto período de tiempo, tan largo para , tan horrible y extraño!

Y figúrense ustedes continuó Ojeda lo que representa para España haber dado a luz cerca de una veintena de cachorros que están al otro lado del mar viviendo por cuenta propia, unos adelantados y cultos, otros impulsivos y montaraces, pero todos de su sangre y su apellido y con las ilusiones de la juventud. Maltrana asintió a estas palabras, pero añadiendo una opinión suya.

Ella recogió su mantón, se arregló los pelos, limpióse las babas con la bocamanga. Queden ustedes con Dios dijo, me voy, pero al juzgado; ¡la ley ha de ampararme! Y se largó, arrastrando tras al renacuajo. La muerte de don Aquiles produjo en la casa radical transformación; todo cambió, como en una decoración de teatro.

¿Te acuerdas de lo que te decía en el tren, hablándote de él?... ¿Hace mucho que está al servicio de ustedes? Más de diez años, y gracias a él la estancia ha prosperado, porque tiene todas las condiciones imaginables, sin ningún defecto: es honradísimo a carta cabal y trabajador sin descanso. ¿Y su familia, ché?

Nosotros los plebeyos no podemos darnos el gusto de tener extravagancias como ustedes los aristócratas. ¡Adiós! Ya se enfadó D.ª Feliciana. ¡Buena tonta sería en enfadarme por una simpleza como ésa! Me parece que ya debía estar acostumbrada á sus ocurrencias. Nosce te ipsum, D.ª Feliciana. Usted está enfadada y no lo conoce. Meta usted la mano en el pecho y se hará cargo...

Traerme a Madrid la chica... ¡Figúrate! ¿Y qué hiciste? Sin duda me inspiró Dios. Les miré de un modo que no debieron de comprender, y saliendo al zaguán les dije: «Quiero creer que no saben ustedes lo que pidenEn seguida, limpia de odio, besé a Inesilla y me volví a Madrid sin rencor... y sin ilusiones. ¡Lo creo!

Su facilidad de fisonomista le hizo reconocer inmediatamente a Juanito. Siéntense ustedes... siéntense dijo con su voz reposada, que marcaba grandes pausas entre sílaba y sílaba . ¿Qué hay, pollo? ¿Qué le trae a usted por aquí? El dependiente estaba ruborizado y se expresaba con dificultad, impresionado por la mirada del grande hombre.

Palabra del Dia

esopo

Otros Mirando