Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


De aquí resulta que el pueblo argentino es poeta por carácter, por naturaleza. ¿Ni cómo ha de dejar de serlo, cuando en medio de una tarde serena y apacible una nube torva y negra se levanta sin saber de dónde, se extiende sobre el cielo mientras se cruzan dos palabras, y de repente el estampido del trueno anuncia la tormenta que deja frío al viajero, y reteniendo el aliento por temor de atraerse un rayo de dos mil que caen en torno suyo?

De prisa va el caballero... «Si fuese mío...» ¡Oh! hablar de vender el tapiz de Beauvais... La mirada del señor Desmaroy se cruza con la mía. Nuestras dos voluntades cruzan el hierro. La suya, un poco arrepentida de la reflexión que se le ha escapado; la mía bastante desdeñosa por la indiscreción cometida. Evidentemente mi antipatía se precisa.

El obispo es uno de esos hombres espirituales que cuando comen lo hacen como a pesar de ellos, con discreción, dando a las elegantes razones que se cruzan entre los comensales, más importancia que a las viandas. Nietzsche, Schopenhaüer, Stirner dice el obispo son los bellos libros de caballerías de hogaño.

Dos grandes caminos cruzan el territorio argentino: el uno sirve á las comunicaciones mercantiles de Buenos Aires con las provincias de San Luis, Mendoza, y la república de Chile: el otro, para las que la misma ciudad mantiene con Córdoba, Santiago, Tucuman, Salta, y Jujuy, cuya prolongacion conduce á las provincias del Alto Perú, ó Bolivia.

Llegais á la Puerta del Sol ú otra plaza de primer órden por su posicion central, y el espectáculo es variado. Al lado del espléndido carruaje á la francesa se cruzan las pesadas y monumentales diligencias, que afluyen de todas las provincias ó van á ellas, con el tren de enganche mas extravagante y tiradas por cuatro ó cinco pares de furias que llaman mulas.

Las aves de una misma especie se diferencian igualmente; cada tero, cada chimango, tiene personalidad en su vuelo; cortan el aire y cruzan el espacio de una manera propia, haciendo giros y piruetas que caracterizan la particularísima idiosincrasia de sus alas y la gracia individual del espíritu que en el ámbito azul las mueve.

El Besaya, que al principio no es sino un bello torrente, corre en lo general por una hoya tan estrecha hasta Corrales, que su latitud média no excede de unos 80 ó 100 metros. Por la una márgen gira la carretera, y por la otra el ferrocarril en construccion, hasta un punto donde se cruzan salvando el rio para trocar las bases de su curso.

Así ocurre con toda existencia que se ha esparcido sobre una superficie variada, en la que soplan en direcciones diversas una multitud de corrientes desde los vientos del cielo hasta los pensamientos de los hombres que se mueven y se cruzan eternamente, produciendo resultados incalculables.

Los trajes, la lengua, los usos y costumbres, la naturaleza, múltiple y una, se nos presentan con interes, con novedad, con encanto: nunca nos acordamos de las incomodidades que por precision deben soportarse viajando. Hoy, con las líneas férreas que cruzan la Europa, con los excelentes hoteles que en general se encuentran, no hay penalidades que sufrir.

Para muchos, la llegada á una ciudad de un pais extraño, que se visita por primera vez, es una impresion desagradable: porque en vano se cruzan calles y plazas pobladas de gentes que cruzan en todas direcciones: como que el viajero á ninguno conoce, como nadie le espera, como todas las fisonomías son nuevas, parece que entónces el título de extranjero entristece y desconsuela, haciendo sobre el ánimo una impresion dolorosa el estado de completo aislamiento en que se encuentra.

Palabra del Dia

sellándolos

Otros Mirando