Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Apenas había salido del palco, cuando ya Diana se volvía hacia el novio abandonado, y le decía: No comprendo a María Teresa. Marcharse así en el momento más interesante, es absurdo... Casi es una descortesía hacia usted. ¿No ha tomado usted este palco para ella? Convengamos: mi tío no está tan enfermo como para que ella no pudiera quedarse hasta el fin.

¡Bah! es un absurdo que hayáis salido; ¿por qué no mandasteis uno de los sirvientes? No hay nada que hacer... está muerta... muerta desde hace varias horas, creo. ¿Qué clase de mujer es? dijo Godfrey, sintiendo que la sangre le subía a la cara. Una mujer joven, pero demacrada, con largos cabellos negros. Alguna vagabunda... toda cubierta de harapos; tiene, sin embargo, en un dedo una alianza.

La vida entre dos alcantarillas. ¿El mundo está perdido? Pues vámonos a vivir metiditos en un... inodoro. Y como esta palabra, si bien le parecía culta, no expresaba lo que él quería, sino lo contrario, añadió: En un inodoro... que es la antítesis así dijo de un inodoro. En fin, señores prosiguió ustedes defienden el absurdo y ahí no llega mi paciencia.

Lo cual es absurdo aun supuesto... Bien, pero suponiendo ese absurdo... yo le doy una sangría suelta. Y hasta nombraba el albéitar a quien había de llamar y tapar los ojos, con todo lo demás del argumento. Tampoco le parecía mal lo de prender fuego a la casa y vengar secretamente el supuesto adulterio de su mujer.

No esperaba milagros. No le gustaban siquiera. El milagro era un absurdo, algo contra la fría razón, y él quería método, orden, una ley en todo, ley constante, sin excepción. El milagro era romántico, revolucionario, violento, y él no estaba ya por el romanticismo, ni por la violencia, ni por lo extraordinario, ni por la pasión. ; había amor que valía más que el apasionado.

La conozco yo.... Y sobre todo, si Petra dice lo que hay, mi esposa pensará lo demás, lo que no hay. ¿Pero Petra?... Acabe usted. ¿Ha dicho algo? ¿Ha amenazado con decir?... Esa es la cuestión. Habla gordo, es insolente, trabaja poco, no admite riñas y aspira a ponerse en un pie de igualdad absurdo....

que sabes mucho, di: ¿crees que habrá guerra? ¡La gente habla tanto!... ¿No te parece que todo acabará por arreglarse? Desnoyers la apoyó con su optimismo. No creía en la posibilidad de una guerra. Era algo absurdo. Lo mismo digo yo. Nuestra época no es de salvajes. Yo he conocido alemanes, personas chic y bien educadas, que seguramente piensan igual que nosotros.

: porque en esta adicion es concebible la multiplicacion de cada uno de los sumandos; y por tanto, un aumento en lo infinito, lo que es absurdo. La infinidad de la línea, ¿consistirá en que no conozcamos sus límites, ó no pensemos en ellos? : sino en que no los tenga.

Por absurdo que el aviso debiera parecer, reprodujo en Antonio Pérez una de aquellas crisis temerosas alimentadas por la suspicacia del carácter.

Ella creía que un fraile la podía admirar por su talento, estimar por sus virtudes, venerar por su conducta intachable, y gustar de su trato y conversación, y complacerse en ser su amigo; pero enamorarse de ella le parecía tan absurdo, tan contrario a todas las conveniencias y leyes sociales y religiosas, tan monstruosamente feo y chocante, que no quería, ni podía, ni debía sospecharlo en persona del juicio, de la circunspección y hasta de la santidad que en el P. Enrique notaba.

Palabra del Dia

crucificaron

Otros Mirando