Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Hará asequibles a todo el mundo los beneficios y los goces del trato espiritual con los más grandes genios de la humanidad. La =Colección Universal= publicará las obras en su ABSOLUTA INTEGRIDAD, sin supresiones ni adiciones de ninguna especie.

Únicamente desea que le permitas tratarte algún tiempo; y si al cabo le consideras merecedor de tu mano, se la otorgues, y si no, se la niegues. Pues negada desde luego, y sin necesidad de trato replicó con firmeza la joven. Es muy pronto eso dijo Gonzalo sonriendo para disimular la irritación que aquella brusca respuesta le había producido.

A lo cual ella respondió: ''En verdad que si fueras de mi padre, que yo hiciera que no te diera él por otros dos tantos, porque vosotros, cristianos, siempre mentís en cuanto decís, y os hacéis pobres por engañar a los moros''. ''Bien podría ser eso, señora -le respondí-, mas en verdad que yo la he tratado con mi amo, y la trato y la trataré con cuantas personas hay en el mundo''. ''Y ¿cuándo te vas?, dijo Zoraida.

De eso trato... Pero con todo mi tino no llegaré, ¡ay! MÁXIMO. Déjame que te ayude a poner la mesa. ELECTRA. ¿Lo crees ? MÁXIMO. Tan cierto como... como que tengo un hambre de cincuenta caballos. ELECTRA. Me alegro. Ahora falta que te guste la comida que te han hecho estas pobres manos. MÁXIMO. Tráela y veremos. ELECTRA. Al instante. MÁXIMO. ¡Singular caso!

Como en todos los hombres alejados del trato de mujeres, dedicados exclusivamente al estudio, la visión del sexo y el reconocimiento de la ley divina del amor fueron vivos e intensos. Al día siguiente de la visita de Clementina ya quería que Aurelia se la pagase, manifestando por supuesto tal deseo tímidamente y con palabras embozadas.

Como el filósofo no gustó de los versos del tirano, éste le trató muy mal; se apiadó luego de él y le sacó del calabozo en que le tenía encerrado; le leyó, por último, otros versos suyos, y entonces dijo el filósofo: que me vuelvan á encerrar en el calabozo.

Durante este conmovedor y breve día de otoño, me esfuerzo para que el trato de los vivos no me distraiga en modo alguno de mi trato con las almas de los que no existen.

BARBERO. Harélo, señor, así. DON JACINTO. Entra; el alma está afligida, Que aquesto por suceda. Mas en naciendo la ley De humano el pobre y el Rey Por primer blasón hereda. El alma penosa queda En este forçoso trato De honor, y me llama ingrato; No más que á Mayor adora, Y se enoja, porque agora Rompo su hermoso retrato, etc.

Si nuestros caballos lo hicieron ruinmente este día, muchos hubo entre los de á pie que, por tenerles compañía, huyeron muy sin vergüenza, y Capitanes con quien se tuvo gran cuenta. D. Alvaro de Sande los trató muy mal de palabra, diciéndoles que renegaba de la parte que tenía de caballero, si ellos lo eran.

Con tales mejoras, con tan buenos consejos y con el ameno trato de donna Olimpia, el rey estaba cada día más prendado de ella. El nacimiento de un Principito puso el colmo a la ventura de amantes esposos. Pero el rey enfermó y creyó a pies juntillas que era llegada su última hora. No había que vacilar ni que retardarse.

Palabra del Dia

caciquil

Otros Mirando