Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


«Dice que lo que le pide a la Virgen declaró Severiana con esa adulación de los humildes muy favorecidos y que aún quieren serlo más , es no separarse nunca, nunca de la señorita... para estarla mirando siempre». Ya que me quiere mucho, y yo la quiero a ella, si es buena y estudia. ¡Qué elegante estás!... No te había visto el vestido nuevo.

Para que se tenga idea de la inocencia de la excelente inglesa, que en realidad era un tipo, recordaré solo, entre muchas ocurrencias que tuvo hasta separarse de nosotros en Brusélas, estas dos singularidades: A bordo del vapor nos dijo que, como viajaba sola y en los viajes se solian encontrar hombres atrevidos con las señoras, se ponia bajo mi proteccion hasta que llegásemos á Brusélas.

Ojeda, que empezaba a dormirse, dio algunas vueltas en su nebuloso pensamiento a la vulgarizada frase del dramaturgo escandinavo. Siempre que una contrariedad amorosa le impulsaba a separarse de una mujer, se decía lo mismo: «El hombre aislado es el más fuerte...». ¡Ay! Fácil era aislarse cuando el organismo parece crujir de fatiga y la hartura quita todo encanto a las tentaciones.

Este plan era más de doña Luz que de D. Jaime. Mucho le pesaba tener que separarse de su marido, aunque fuese por muy breve tiempo; pero tenía grande encanto para ella el que D. Jaime mismo preparase a su gusto la casa en que había de recibirla, y donde ella se proponía vivir con modestia y sin frecuentar paseos, teatros y tertulias, para no ser gravosa gastando.

Abrió en silencio dos puertas, y al abrir la exterior, Juan se volvió y quiso hablar, como si le costase un violento sacrificio separarse de doña Clara. Es tarde... adiós, señor capitán, adiós. Hasta otro día dijo doña Clara, y cerró la puerta.

Allá voy, D. Pedro se apresuró a responder Luis, contento de separarse de aquel enfadoso grupo. Al entrar en el gabinete se produjo, en menos tiempo del que puede tardarse en referirla, una terrible escena que puso en conmoción y espanto a toda la tertulia. D. Pedro estaba con las cartas en la mano y lo mismo Jaime Moro y D. Enrique Valero.

Le amó porque creyó ser amada por él, ¡por él, que solamente sabe odiar! ¿Cómo fue, entonces, que no llegaron a separarse? Por la parte de él : él quiso separarse. Se lo dijo, le echó en cara, como un reproche, su fidelidad, y varias veces la abandonó.

La portera tenía á esta mujer por alemana, pero ella hacía constar su condición de suiza. Desempeñaba el empleo de cajera en un almacén que no era el de su compañero. Por las mañanas salían juntos, para separarse en la plaza de la Estrella, siguiendo cada uno distinta dirección.

En la yuxtaposicion de las partes de tal manera, que no se puedan separar sino muy difícilmente. Y ¿qué es separarse? Es ir á ocupar un lugar diferente del que se ocupa. Hénos aquí pues otra vez en las ideas de extension. Del mismo sonido, nada sabemos científicamente, sino lo relativo á extension y movimiento.

El matrimonio, fijo, real, es la vida de la Naturaleza que se encuentra en casi todas las cosas. Respecto á las demás aves, dura á lo menos hasta que los pequeñuelos están en estado de manejarse por mismos: entonces la familia vese precisada á separarse necesitando extender el radio donde se procura su sustento.

Palabra del Dia

caciquil

Otros Mirando