Vietnam or Thailand ? Vote for the TOP Country of the Week !


Nada, mi capitán, sino que habiendo visto a unas personas que iban a caballo delante de nosotros, me avancé a reconocerlas y a tomar informes, y me encontré con que eran el cura del pueblo adonde vamos, y su mozo, que vienen de una confesión y van al pueblo a celebrar la Nochebuena.

Al revolver el camino vi á los pocos pasos un bulto muy grande, como si fuese un buey puesto en dos pies... ¡Alto! me gritó tapando el camino. ¿Quién eres y adónde vas? Soy el hijo de mi padre respondí y voy adonde me da la gana. Pues por aquí no pasa nadie que no se quite la montera y las buenas noches. Pues ahora va á pasar uno sin quitarse la montera. ¿Quién va á ser?

No, hija, me iba a marchar en seguida contestó aquél, bastante confuso y apresurándose a levantarse. ¡Te ibas, te ibas! Adonde te vas a ir es a lo que sabes, hablando con perdón de estos señores. Pus hombre, ni que fuera una...

Además, pensé que el puesto ofrecido no dejaría de proporcionarme grata oportunidad de divertirme y pasarlo divinamente, y por lo tanto repliqué: Mi querida hermana, si dentro de seis meses no se presenta algún obstáculo imprevisto y Sir Jacobo no se opone, que me cuelguen si no me agrego a su embajada. ¡Qué bueno eres, Rodolfo! ¡Cuánto me alegro! ¿Y adónde va destinado el futuro embajador?

Confuso y desconfiado ya, apenas sabia adonde volverse: insistió en su antiguo sistema de moderacion, no porque lo creyese mas eficaz, sino porque le repugnaba derramar en luchas estériles mas sangre. Sufria en tanto el pueblo é ignoraba la causa de su sufrimiento. Cansado de padecer, la atribuyó como de ordinario á su califa y le depuso.

Hecho esto, con grandísimo silencio se entraron adonde él estaba durmiendo y descansando de las pasadas refriegas.

Protestaba de sus imposiciones, y le habló de usted, para dar mayor dureza a su protesta. Quiero ver todo Tijuca; quiero ir adonde vivieron Pablo y Virginia. Acuérdese de su promesa: un hombre debe tener palabra.

Volver quiero á tratar un poco agora Del falso Yamandú, nuestro cartero. Salió de San Gabriel con la traidora Y mala condicion de carnicero: Adonde el Zapicano est

Llegaba adonde solía tener la puerta, y tentábala con las manos, y volvía y revolvía los ojos por todo, sin decir palabra; pero, al cabo de una buena pieza, preguntó a su ama que hacia qué parte estaba el aposento de sus libros. El ama, que ya estaba bien advertida de lo que había de responder, le dijo: ¿Qué aposento, o qué nada, busca vuestra merced?

¡Ah!, señor; la necesidad... Ese implacable déspota... ¿Con que no viajáis por placer? Ese placer es para los ricos, y yo soy pobre. ¡Por mi gusto!... ¡Si supierais el motivo de mi viaje, veríais cuán lejos está de ser placentero! ¿Adónde vais, pues? A la guerra, a la guerra civil, la más terrible de todas: a Navarra.

Palabra del Dia

esopo

Otros Mirando